Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Blog Post

¿Qué es la microfiltración?

¿Qué es la microfiltración?

La microfiltración representa una herramienta esencial para cumplir con los estándares ambientales y las normativas sobre tratamiento de aguas. Mediante esta técnica, es posible reducir de manera efectiva la carga orgánica de las aguas residuales. En el artículo de hoy, exploramos qué es la microfiltración y profundizamos en el funcionamiento de una membrana de microfiltración.  

Significado de microfiltración

La microfiltración es una técnica de filtración avanzada para la eliminación de partículas y materiales suspendidos en el agua que se realiza mediante un tamiz o membrana. Actualmente, es uno de los métodos más utilizados para tratar y purificar el agua, mejorando sus cualidades y calidad. 

¿Qué son las membranas de microfiltración? 

En el proceso de microfiltración, se utiliza una membrana con poros pequeños, generalmente en el rango de 0.1 a 10 micrómetros, lo que permite retener partículas sólidas, algunas bacterias y otros contaminantes presentes en el agua residual. Habitualmente, se trabajan a bajas presiones y los filtros son de tipo poroso, garantizando el paso del agua a través de ellos. Cabe destacar que la microfiltración se diferencia de la ósmosis inversa y la nanofiltración porque no requiere presión elevada. 

Generalmente, no se utiliza como sistema de filtración autónomo. Se suele aplicar como pretratamiento antes de los procesos de membrana como los mencionados anteriormente. Por todo ello, este nivel de filtración es fundamental en entornos industriales, en los cuales la presencia de sustancias suspendidas y microorganismos puede representar un importante desafío para la calidad del agua.

Es decir, la microfiltración puede utilizarse como pretratamiento en la producción de agua potable y de agua proveniente de diversas industrias, como la química, farmacéutica, alimentaria y manufacturera, donde los efluentes suelen contener una amplia gama de contaminantes. Este proceso no solo garantiza la conformidad con las regulaciones ambientales, sino que también contribuye a la preservación de los recursos hídricos al permitir la reutilización del agua tratada en procesos industriales, reduciendo así la demanda de agua fresca.

Además, la microfiltración se destaca por su eficacia en la eliminación de sólidos suspendidos, mejorando la claridad del agua tratada y reduciendo la carga orgánica. Esto no solo beneficia al medio ambiente, sino que también optimiza los procesos de tratamiento subsiguientes.

Tratamiento de aguas mediante microfiltración

En definitiva, tal y como hemos visto a lo largo del artículo, dentro de las distintas fases que conforman el tratamiento de aguas, la microfiltración es clave. Los materiales utilizados en este proceso, así como las tecnologías aplicadas dependerán del uso y caudal a tratar. Por ello, es fundamental contar con el asesoramiento de una empresa de tratamiento con una amplia experiencia en este tipo de operaciones, como Telwesa. 

Somos especialistas en agua industrial y reutilización, con una alta experiencia en tratamiento biológico para la eliminación de nutrientes, por lo que podemos ofrecer una solución adaptada a las necesidades específicas de cada industria. Para más información, no dude en contactar con nosotros, enviando un correo electrónico a info@telwesa.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts